Salud ambiental y humana: ¿una sola? Primera parte

Hoy por hoy sabemos que, tanto la crianza de ganado – que significa emisiones de metano, fertilizantes dañinos usados para su alimentación y tres veces más desechos que la población humana- como el cocinado de la carne, es perjudicial para el medio ambiente y para la salud humana respectivamente. También sabemos que la principal preocupación de la ONU es la desertificación, causada principalmente por el sobrepastoreo, la deforestación y las prácticas de una agricultura no sustentable. Así, cuando la tierra debiera tener más de 90 minerales, sales y nutrientes, no tiene más de 15. También sabemos que México es un país mayoritariamente enfermo, siendo el país diabético por excelencia y con 8 de cada 10 personas sufriendo de problemas cardiacos aún sin saberlo.

Sin embargo, poco se ha difundido del cómo el cuidado de la salud humana podría beneficiar el cuidado del medio ambiente mucho más de lo que imaginamos. Claro está que grandes empresas nacionales y transnacionales se verían catastróficamente afectadas si esta información tuviera un impacto masivo. Por lo pronto, nos conformamos con el hecho de que más investigaciones científicas desenmascaren cuál es la verdadera alimentación saludable y sustentable.

John Hopkins fue el primer médico en postular la idea de que las células cancerígenas (todos tenemos células cancerígenas, apareciendo de 6 a 10 veces en la vida de una persona) se reproducen en un cuerpo ácido, siendo el azúcar, la carne, los lácteos y la cafeína su principal alimento. Reconocidos médicos mexicanos como David Duarte y Erick Estrada, como cineastas internacionales, Lee Fulkerson (documental Fork over knives), han profundizado en el tema. La premisa es que el ser humano mantiene un estado de salud óptimo cuando consume alimentos que lo alcalinizan. Para ello, el ser humano debe eliminar o reducir drásticamente el consumo de proteína de origen animal y sustituirla por proteína vegetal que encontramos en el ajonjolí, almendras, nueces, avena, amaranto, legumbres y más. Los animales carnívoros no producen colesterol, por lo que el consumo de carne para ellos es indispensable para su reproducción. El ser humano y demás animales herbívoros, como las vacas, producen naturalmente colesterol, por lo que su consumo en la alimentación resulta excesivo. Al no ser naturalmente carnívoros, la carne necesita ser cocinada para su consumo, siendo los alimentos fritos y cocinados altamente tóxicos, entre las causas, porque la grasa vegetal se echa a perder al ser calentada.

salud_main

También, diversos estudios señalan la íntima relación entre los lácteos, el cáncer y la osteoporosis, debido a la acidificación del cuerpo que la proteína de la leche produce. Así, desde que Inglaterra prohibió la leche en las escuelas, los niños enferman menos porque producen menos flemas y tienen menor caldo de cultivo de bacterias, lo que se traduce también en menos gastritis, estreñimiento, etc. ¿Cómo sustituirla? Optar por leche de almendra, alpiste, arroz y agua de coco son las mejores opciones. Por otro lado, el consumo de vinos y bebidas fermentadas, en especial el pulque, son altamente recomendadas por auxiliar la fermentación en el intestino y, contrariamente a lo que se cree, el beber agua baja en sales se traduce en una menor conductividad del cuerpo, siendo la principal causa de cansancio crónico.

Para ir atando cabos, pensemos en los numerosos reconocidos ambientalistas que han externado sus hábitos alimenticios vegetarianos. No es coincidencia, simplemente hay acciones que benefician tanto al ser humano, como al planeta. Muchas veces la idea de que dichas medidas son propias de ambientalistas y veganos apasionados resulta más sencilla de apoyar que la idea de cambiar a un estilo de vida más sano y sí, con menos fast food. Irónicamente, mientras la idea del cáncer, de la diabetes y del calentamiento global nos horroriza, preferimos olvidar nuestros miedos comiendo unas alitas de pollo con un refresco de cola un viernes y, por qué no, un sábado y un domingo por la tarde. Para todos los amantes de la comida que están detestando está información, no olviden considerar que en el mejor de los casos, podremos extrañar la carne y la comida procesada con un par de cervezas.

Gracias por leernos.

Texto: Regina Olea.

Ilustración: El feo  www.facebook.com/mamisoytufeo

BIBLIOGRAFÍA:

RODERO JURADO, José Luis. Dieta Alcalina Dr. Robert Young, La leche nos mata poco a poco, Siete Alimentos para nuestro Equilibrio Nutricional, Alimentos para Aumentar la Concentración Mental. Salud Vital [en línea]. Enero – Abril 2012, Sevilla. Consultado en Septiembre del 2012. Disponible  en:

RODERO JURADO, José Luis. Alcalinidad es Salud. Salud Vital [en línea]. Septiembre 2012, Sevilla. Consultado en Septiembre del 2012. Disponible  en:

GONZÁLEZ GAETE, Rodrigo. ¿Por qué no comer carne? Una mirada científica. [En línea]. Consultado en Septiembre 2012. Disponible en:

Documental: Fork Over Knives. Dir. Lee Fulkerson, Monica Beach Media, 2011.