Recetas para sustituir artículos de limpieza

Les comparto la siguiente nota que encontré en la página de Greenpeace México. Me parece muy interesante como podemos  sustituir artículos de limpieza del hogar por opciones mas orgánicas y menos tóxicas.

Como siempre representa un ahorro a nuestros bolsillos y lo más importante cuidado al medio ambiente. Así que si quieren dejar de respirar productos químicos y evitar el desecho regular de grandes envases de plástico es sólo cuestión de quitarnos la desidia y poner manos a la obra ya que la gran mayoría son recetas muy sencillas.

Por mi parte iré probando algunos para compartir los resultados. Si ustedes hacen lo mismo por favor manden sus comentarios a gus@segundallamada.com

Limpiador multiusos

  • ½ taza de jabón puro (125 ml)
  • 1 galón (4 litros) de agua caliente.
  • ¼ de taza (60ml) de jugo de limón (Para un aroma limpio y para ayudar a cortar la grasa)

Esta solución es segura para todas las superficies, deberán ser enjuagadas con agua, y es muy efectivo para la mayoría de los trabajos caseros. Para una limpieza más fuerte, doble la cantidad de jabón y jugo de limón.

Desinfectante

  • 50 a 100 ml de aceite de eucalipto
  • 1 litro de agua.

Esto puede ser usado en una botella con atomizador, pero recuerda agitar bien la mezcla antes de usarla para dispersar el aceite.

Polvo para restregar

Usa un cepillo con cerdas firmes y restriega con jabón puro mezclado con sal de mesa o bicarbonato de sodio.

El bicarbonato de sodio sólo en una esponja húmeda, es muy efectivo en la mayoría de las superficies. También puedes personalizar tu polvo para restregar añadiéndole una hierba aromática o flores. Pon los ingredientes en una licuadora y detenla hasta que la fragancia haya perfumado el polvo.

Para los derrames en el horno, restriega usando directamente el bicarbonato de sodio o combínalo con la versión poderosa del limpiador multiusos. Usa guantes cuando restriegues.

Aromatizantes

Los aromatizantes comerciales ocultan los olores y tapan los ductos nasales con químicos que disminuyen el sentido del olfato al matar los nervios. Evítalos.

Prueba los aromatizantes naturales —plantas para el hogar o mantener ventilada tu casa, o bien, estas recetas naturales para disminuir el mal olor y añadir un olor fragante en tu hogar:

  1. Para reducir los olores de tu bote de basura o refrigerador: Bicarbonato de sodio o un trozo de carbón.
  2. Para rociar como aromatizante. Disuelve 1 cucharada de bicarbonato de sodio en dos tazas de agua caliente (500 ml), añade 1 cucharada (5 ml) de jugo de limón. Vacía la solución en una botella con atomizador.
  3. Como aromatizante en un contenedor estático o atomizador. Pon unas cuantas rebanadas de frutas cítricas, clavos o canela en una jarra con suficiente agua para a hervir a fuego lento durante una hora.

Jabón líquido

Ralla una barra de jabón puro en una sartén. Agrega agua hasta cubrir el jabón y ponlo a hervir a fuego lento hasta que se deshaga.

Para la grasa difícil y para remover manchas agrega vinagre. Vacíalo en un contenedor y úsalo como si cualquier jabón.

Lava inmediatamente la loza o trastes para una limpieza más fácil.

Espejos, cristales y ventanas

  • Lávalos con jabón puro y agua,
  • Enjuágalos con una solución de 1 tanto de vinagre por 4 de agua.
  • Usa una telita lavable en vez de usar toallas de papel y sécalos con periódico.

Alfombras

  • Aspíralas
  • Rocía un poco de bicarbonato de sodio o almidón de maíz, déjalo por una hora, después aspira de  nuevo.
  • Para manchas difíciles, usa agua mineral fría o pasa repetidas veces vinagre y agua jabonosa, y talla.

Pulidor para muebles

Disuelve 1 cucharada (5 ml) de aceite de limón en 1 taza de aceite vegetal (250 ml) y aplícalo con un trapo seco.

Pulidor para pisos

Derrite 1/8 de taza (30 ml) de parafina en una olla. Agrega un ¼ de litro de aceite mineral y unas gotas de aceite de limón. Aplícalo con un trapo, deja que seque y posteriormente pule.

Pulidores para metales

  • Cobre: Prueba usar jugo de limón, un poco de sal y vinagre caliente en un trapo.
  • Cromo: Usa un poco de harina blanca en un trapo seco.
  • Latón: Usa partes iguales de sal y harina, con un poco de vinagre en un trapo seco.
  • Plata: Pon a hervir en un sartén grande: ¼ de litro de agua, 1 cucharada (15 ml) de bicarbonato de sodio y una tirita de hoja de aluminio. Sumerge la plata, hierve por tres minutos y pule con una tela suave. O pule con una pasta de ceniza de madera con agua. Nota: Estos métodos deben realizarse sólo en plata de ley (sterling) y no en vajillas o placas de plata.